Nemanja Radovic

Web oficial de Nemanja Radovic

Recuerdos del Fontes do Sar

Nemanja Radovic, Jugador de la Jornada 9

Ha pasado casi un año desde la última vez que pisé Santiago de Compostela. Hoy vuelvo allí para enfrentarme mañana a mi exequipo, Monbus Obradoiro. Allí competí la temporada pasada en lo que fue mi segunda etapa en la Liga Endesa. No fue mucho tiempo, pero sin duda supuso una experiencia muy enriquecedora que me ayudó a crecer tanto a nivel personal como profesional.

Allí dejé muchos compañeros y amigos a los que estoy deseando que llegue el momento de volver a ver. Desde mi gran amigo Nacho Llovet hasta Ben Simons, por el que no puedo más que alegrarme tras su gran partido del pasado fin de semana en Burgos. ¡10 triples, casi nada! Eso sí, espero que esa exhibición anotadora le sirviera para vaciarse y que no le queden para el partido de mañana. Un choque en el que volvemos a probarnos como visitantes después de las dos últimas e importantes victorias conseguidas frente a Kirolbet Baskonia y Unicaja.

En esta nueva salida queremos mantener la línea que hemos demostrado en los partidos del Príncipe Felipe y resarcirnos de los últimos partidos fuera de Zaragoza. No podemos esconder que en Madrid y Murcia no estuvimos a la altura, por lo que este compromiso ante Monbus Obradoiro es un nuevo examen para medir nuestro nivel. Y qué mejor forma que hacerlo en el Fontes do Sar, una cancha tremendamente difícil en la que la gente está muy encima, se vuelca con el equipo y genera un ambiente especial.

Sé de lo que hablo. Porque tras sufrirlo cuatro años como contrincante, el pasado curso tuve la oportunidad de disfrutar de esa atmósfera que te contagia y te lleva a jugar a otro nivel. No en vano allí firmé el que hasta la fecha ha sido mi mejor partido en la ACB y que me valió el premio como Jugador de la Jornada. Aún recuerdo aquellos 17 puntos, 12 rebotes y 29 de valoración. Ha llovido mucho –y nunca mejor dicho en Santiago–, pero cómo me gustaría poder revivirlo. Actuación y sobre todo victoria.

Sin embargo no será nada fácil, porque Monbus Obradoiro está haciendo una buena temporada, juegan en casa y llegan con confianza tras ganar en una pista complicada. Tampoco podemos olvidar que ya fueron capaces de ganarnos en Zaragoza, por lo que hemos de estar muy atentos y preparados. Especialmente a sus tiradores, que nos hicieron mucho daño, pero también a sus interiores, puesto que son muy grandes y continúan bien hacia el aro. A buen seguro será un partido muy duro, pero ojalá podamos brindar un gran espectáculo. Nada me gustaría más en mi vuelta al Sar.